X

Publicaciones

Sharing Ideas, Inspiring Changes

Blog

Le decimos lo que usted debe saber para iniciar su PYME

El mundo de hoy plantea grandes desafíos para el éxito de las nuevas generaciones. El Índice Global de Emprendimiento publicado por el Organismo Internacional de la Juventud para Iberoamérica, ubica a Costa Rica en el puesto número 6 (de 24) de emprendimiento en América Latina, además indica que el 46% de los nuevos emprendedores tienen menos de 34 años de edad y que únicamente un 47,6% tiene algún tipo de capacitación o formación sobre como emprender su negocio.

Y es que ¿Quién no quiere ser su propio jefe y además hacer lo que le gusta? Si les dijéramos que no existen obstáculos, sino más bien oportunidades para conseguir sus metas profesionales: ¿lo haría? Sabemos que emprender en Costa Rica es una tarea difícil, pero cada día que pasa la población se enfoca más en apoyar lo nacional. Por otra parte, para emprender necesitamos conocer hacia donde vamos, quién nos puede brindar asesoría y cómo podemos buscar ayuda en la gran diversidad de temas que se deben abarcar para emprender nuestro negocio propio (socios, inversionistas, asesores, etc.).

Pero, ¿cómo iniciar mi negocio? Desde el año 2002, Costa Rica cuenta con una herramienta que le puede ayudar a obtener mayores oportunidades para su empresa a cambio de una pequeña inversión inicial y una serie de costos mensuales. Sin embargo, esta herramienta puede marcar la diferencia entre tener un negocio exitoso, o bien, fracasar en el intento.

Certificación PYME

Con el fin de fortalecer a las pequeñas y medianas empresas (PYME`s), el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), estableció una serie de beneficios para contribuir en su proceso de desarrollo y fomentar el apoyo institucional para el crecimiento de la capacidad empresarial de los costarricenses.

Para acceder a los beneficios que la ley le otorga a las PYME’s, se debe adquirir la condición o certificación PYME que brinda el MEIC, sin embargo de forma previa, se debe cumplir con una serie de requisitos legales y trámites institucionales para formalizarla.

Muchos pequeños empresarios pierden de vista los aspectos positivos que les trae a su negocio estar debidamente formalizado: más posibilidades de crecer, la tranquilidad de saber que cumple con la ley y que no va a recibir sanciones, etc.; además, tendrá mayores oportunidades para contratar con el estado y con empresas trasnacionales que aceptan únicamente empresas formales, así como mayor acceso al crédito y financiamiento para su proyecto.

Requisitos previos

Entre los requisitos previos para formalizar su PYME están: registrarse ante la Dirección General de Tributación (DGT) como contribuyente, registrarse ante la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), adquirir una póliza de seguros ante el Instituto Nacional de Seguros (INS), solicitar el permiso sanitario de funcionamiento y la patente comercial, etc. Cualquiera de estos trámites puede hacerlos a título personal y trabajar bajo su propio nombre, o bien, mediante la constitución de una sociedad, para lo cual deberá contactar a un Notario Público quien posteriormente registrará su sociedad en el Registro Nacional.

Sociedades: de responsabilidad limitada y la sociedad anónima

Lo más recomendable es registrar la PYME mediante la utilización de una sociedad, esto debido a que en el caso de comerciantes a nombre propio, no existe distinción entre su patrimonio personal y el de su empresa, por lo que su patrimonio personal responderá por todas las deudas que contraiga en su negocio. Esto no sucede con las sociedades, ya que en este caso, es el patrimonio de la sociedad el que responde por las deudas generadas en su negocio.

Las sociedades más utilizadas en el país son: la sociedad de responsabilidad limitada y la sociedad anónima. Estas son muy similares a nivel operativo, sin embargo, para PYME`s se recomienda utilizar las sociedades de responsabilidad limitada, debido a que permite operar el negocio con una única persona, pues la ley contempla la posibilidad de nombrar, como mínimo, a un único gerente, quien se dedicaría a dirigir la PYME. Por el contrario, para el manejo de empresas mediante sociedades anónimas, se requiere nombrar al menos a cuatro personas (presidente, secretario, tesorero y Fiscal), los cuales se recomienda que no sean familiares, sino mas bien personas involucradas en el negocio.

Uso de suelo, permiso de funcionamiento y patente municipal

Una vez que elija la forma operativa mediante la cual desea llevar a cabo su negocio (título personal o sociedades), debe decidir adonde va a realizar su actividad comercial, si lo realiza desde su casa de habitación, si alquila un local comercial, si comparte oficinas, etc.

Sin embargo, debe tomar en cuenta que toda PYME debe operar en un establecimiento o lugar físico, y para ello, debe cumplir con una serie de requisitos municipales como lo son la solicitud de uso de suelo, el permiso de funcionamiento y la patente municipal, además de verificar si donde se quiere establecer el negocio es permitido llevar a cabo esa actividad.

Registro como contribuyente

Cuando tenga decidido el lugar adonde va a operar, corresponde realizar el respectivo registro como contribuyente activo ante la DGT y posteriormente solicitar las respectivas facturas.

Debido a los cambios que se encuentra realizando la DGT lo recomendable es solicitar de primera mano las facturas electrónicas, y así evitar que en los próximos meses deba trasladarse a la utilización de la facturación electrónica, lo cual le generaría más gastos a largo plazo. Posteriormente, debe registrarse ante la CCSS, ya sea como trabajador independiente o bien, como patrono en caso de contar con al menos un empleado. En este último caso, previamente debe solicitar una póliza de riesgos laborales ante el INS.

Asesoría especializada

Por otra parte, dependiendo del servicio que usted ofrezca o el producto que vaya a comercializar, deberá realizar otros trámites, por lo que es indispensable para el éxito de su negocio que busque la asesoría adecuada. Por ejemplo, si usted es exportador o importador, debe realizar los trámites requeridos ante la Promotora del Comercio Exterior (Procomer). Si se dedica a la producción de alimentos, suplementos de dieta, medicamentos, etc., debe cumplir con el respectivo registro sanitario ante el Ministerio de Salud.

Escrito por
Alejandra Salazar

“Imposible significa que aún no se ha encontrado la solución” -Henry Ford-. Perfil

Alejandra Salazar

Asociada

Asociada de Sfera Legal Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Compartamos ideas e inspiremos cambios. Compartir el artículo en: